SOY UNA POWER RANGER MILLENIAL

Cuando salió la primer película de ellos, en el año de 1995 yo tenía ocho años y estaba que me hacía pipí de la emoción por verla. Indudablemente, estaba familiarizada con ellos. Veía el programa todos los días y jugaba a ser una niña poderosa, que tenía grandes poderes para pelear con todos los seres malignos del universo que quisieran el fin del mundo.

Ahora a mis veintiocho años (casi veintinueve), puedo decir con seguridad que esta nueva película no me hizo regresar a mi infancia. No me hizo sentir emoción. No me hizo sentir nada más que desilusión. Por qué pudo haber sido una franquicia prometedora, pero en realidad no lo fue.

Y aunque se que mi opinión no vale nada, sólo me queda decir que prefiero ser una Ranger de los 90’s  y vivir bajo la esperanza de que SÍ SOY UNA BUENA PERSONA, voy a encontrarme con Zordon y me dirá que soy parte de los Power Rangers. Me dará un reloj para comunicarme con él y tendré un zord adecuado a mi personalidad.

Sí, soy una POWER RANGER MILLENIAL y no me gustó la nueva película. FIN.

VERDADES UNIVERSALES #1: EL CAFÉ SABE MEJOR EN DÍAS LLUVIOSOS

No es un secreto el decir ME ENCANTA TOMAR CAFÉ. Sin embargo, hay días en los que disfruto más la bebida del infierno (sí, me gusta calientito)*

*No sean mal pensados.

Todos las mañanas cuando sale el Sr. Sol y se asoma por mi ventana, hay una cierta rutina que hago:

Aunque siempre es un placer beberlo, lo disfruto más cuando el día está nublado. No sé cual sea la razón, simplemente me gusta mucho. Me hace sentir calmada, me relaja y si llueve por las mañanas es un mega orgasmo de placer tomar esta bebida.

Nota mental: A veces, sólo a veces, también fumó un cigarrillo.

Gracias por leerme xoxo

ME AVENTARON AGUA DE RIÑON EN EL CONCIERTO DE METALLICA

Mis hermosos boletitos del concierto de Metallica

El viernes 03 de marzo, Metallica ofreció el segundo concierto en el Foro Sol de la CDMX. Para quienes no lo saben aún… SOY UNA METALERA. Sí, de esas que se la pasan brincando en los conciertos, grita, canta a todo pulmón y hace un chingo de headbang (aunque después le duela el cuello) ¡HOLA!

Cuando me enteré que venía Metallica a Mx hice todo lo posible por conseguir boletos para la primera fecha, pero me fue imposible, se terminaron en la preventa y no me quedo más, que esperar a que abrieran otra fecha. Cuando por fin el dios Odín se dignó a darme boletos, no cabía de la felicidad. Escribí en nuestro calendario de conciertos 03/03/17 METALLICA y estaba absolutamente emocionada.

Esta no es la primera vez que vería a Metallica, de hecho es la cuarta 🙂 y me sigue emocionando escuchar su música en vivo. Los vi por allá del año ’99 a mi corta edad de 11 años y Pantera les abrió el concierto. Cabe resaltar que ese concierto fue absolutamente brutal. El patrocinador del evento se le dio la grandiosa idea de poner sillas.. sí… sillas en un concierto de metal. Supongo que para contener a la masa y que todos estuvieran tranquilos (que equivocados estaban). Inmediatamente cuando comenzó Pantera a tocar, todas esas sillas salieron volando, las personas de seguridad corrieron porque no podían contener a la gente y muchas personas que estaban en gradas, saltaron hacia la pista. Mis inocentes ojos de 11 años veían con total emoción y adrenalina esos momentos. Pero bueno, sigamos en lo nuestro.

Iggy Pop les abrió el concierto, junto con una banda mexicana (previamente seleccionada) llamada Halcón 7. Lamentablemente no llegué lo suficientemente temprano para escuchar a los mexicanos, de hecho sólo alcancé las últimas canciones de Mr. Iggy.

Metallica salió en la hora establecida y la música se apoderó de mí. No puedo explicarles con palabras (ni siquiera escritas) lo que siento cada vez que voy a un concierto de metal. Me invade la euforia y generalmente las personas a mi alrededor me ven con cara de ¿que le pasa a esta mujer? pero disfruto TANTO la música que en realidad no me importa lo que piensen de mí.

Entre las miles de personas que fueron al concierto, siempre van los que graban con el celular, los que solo miran, los que se ponen eufóricos (como yo), los que fuman mota, los que se les da por aventar sus vasos de cerveza a la gente y los que avientan vasos de cerveza con pipí… ¡SÍ PIPÍ! 

Dos veces nos tocó sentir ese líquido cayendo por arriba de nosotros y a todas esas personas que se les ocurre la maravillosa idea de hacer eso, porque se les hace gracioso o porque ya están borrachos y no saben que hacen, déjenme decirles algo… TI TI TI TI TIIIIIIIIII (onomatopeya en contexto mexicano). 

Cuando comenzaron  las primeras notas de Master of Puppets, inmediatamente empuje un poquito a ‘C’ para que iniciara el slam.

SLAM:  baile que consiste en saltar y empujarse de manera descontrolada (claro sin caer demasiado en la violencia.) Regularmente se realiza por los espectadores para expresar las emociones de quien baila a través del ritmo. Sirve para liberar, a menudo de una forma controlada, emociones sobrecargadas, frustraciones, estrés, o tensiones violentas.

No se preocupen, NADIE SALIÓ LASTIMADO 🙂

A pesar de que me aventaron pipí, fui parte del slam, canté, hice headbang y mire con ojos de amor a Metallica. Digan lo que digan de ellos, seguirán siendo una banda icónica del metal y tienen en mí, una seguidora más hasta el fin de los tiempos.

¿Melody, no te dolió el cuello después de hacer tanto headbang? Obvio sí, pero eso se quita comiendo mucho mucho plátano ¡arriba el potasio!