Appearance·Escritos / Writing·Stuff

SABER ESTAR BIEN EN LA INCOMODIDAD

En retrospectiva, mi zona de confort es el mejor hogar. Cuando enfrento algo nuevo, un reto o algo similar, me preparo como si afuera estuviera lloviendo a cantaros. Entiendo que todos somos capaces de conseguir cualquier cosa si nos lo proponemos. Muchas veces, antes de salir de mi hermoso hogar conformista, aprieto mis manos y ni modo. Me aviento al ruedo y gracias a ello he vivido grandes experiencias.

Sin embargo, esta forma de lanzarme al vacío del “será lo que tenga que ser” ha dejado huellas en mi persona, pequeños traumas que van a tener repercusión toda mi vida.

Me gusta probar cosas nuevas, soy un George el curioso por naturaleza. Pero salirme de mi zona de confort hace que tenga sensaciones nada agradables, como la incomodidad. En los últimos meses y días, he prestado más atención a lo que siento y pienso. Y me ha ayudado a comprender y entender porque me siento incomoda ante ciertas situaciones como por ejemplo:

  • Cuando me critican.
  • Cuando tengo miedo.
  • Cuando me siento insegura.
  • Cuando nada es como quiero que sea.
  • Cuando alguien hace algo que no me gusta.
  • Cuando me siento observada.

Generalmente, esta sensación no es nada placentera. Me hace sentir fuera de lugar y tengo dos opciones:

  • O la evado.
  • O me resisto.

Si la evado, entonces trato de hacer algo diferente para sentirme cómoda.
Si la resisto, me provoca ansiedad, enojo y estrés.

Poco a poco he aprendido a aceptar que soy como soy. Cuando estoy ante un momento incomodo, ya no trato de cambiarlo. Si algo me hace sentir fuera de lugar, entonces mi mente comienza a viajar por otros mundos. Es como el mejor mecanismo de defensa que he tenido hasta el momento. Y no es que lo ignore, sino que aprendí que nada es para siempre. Mover mis pensamientos hacia otro lado y enfocarlos en algo que me gusta, es lo que me ha servido hasta hoy.

Creo que cada persona descubre cómo hacer frente a la incomodidad. No a todas nos funciona lo mismo, porque no somos iguales. Cada quién busca y encuentra la respuesta correcta a lo que somos.

Así que de ahora en adelante. No mires a la incomodidad como algo malo, vívela y siéntela. Recuerda que el control sólo lo tienes tú y nadie más.

¿Qué piensas?

Stuff

VERDADES UNIVERSALES #1: EL CAFÉ SABE MEJOR EN DÍAS LLUVIOSOS

No es un secreto el decir ME ENCANTA TOMAR CAFÉ. Sin embargo, hay días en los que disfruto más la bebida del infierno (sí, me gusta calientito)*

*No sean mal pensados.

Todos las mañanas cuando sale el Sr. Sol y se asoma por mi ventana, hay una cierta rutina que hago:

Aunque siempre es un placer beberlo, lo disfruto más cuando el día está nublado. No sé cual sea la razón, simplemente me gusta mucho. Me hace sentir calmada, me relaja y si llueve por las mañanas es un mega orgasmo de placer tomar esta bebida.

Nota mental: A veces, sólo a veces, también fumó un cigarrillo.

Gracias por leerme xoxo

Escritos / Writing

QUERIDA INSEGURIDAD:

El día de hoy nos encontramos por la mañana. Venías vestida de un color que no me gusta, usaste esos zapatos que me incomodan y sonreíste sarcásticamente cuando me miraste. Llevamos muchos años de relación, me conoces y te conozco tan bien que puedo saber cuando te sientes mejor que yo.

El miedo siempre nos acompaña en todos nuestros viajes y, aunque a ti te guste estar acompañada de él, a mi no me aporta nada bueno. Me paraliza y me hace sentir vulnerable al mundo.

Pasamos varios momentos juntas, todavía recuerdo como me acompañabas a todas esas fiestas que no quería ir, pero que al final decidí hacer acto de presencia porque mis amigos me lo pedían. Estar en un lugar lleno de personas que no conocíamos era una de tus situaciones favoritas. Te encantaba hacerme creer que toda esa gente me miraba y criticaba mi forma de vestir, de actuar, de ser.

¿Recuerdas mi fiesta de cumpleaños?

Me hiciste llorar al llegar a mi casa, porque al verme al espejo me susurraste que era una persona vacía, fea e inútil. Me dijiste que ese vestido no se me veía bien, que una persona gorda no tenía por qué usar vestidos y enseñar sus piernas. Aún me cuesta mucho usar una falda o algo corto porque tengo muy presente tus palabras.

No tienes idea del gran trabajo que me cuesta separarme de ti, pero tengo que hacerlo.

Hemos vivido juntas durante muchos años y ahora debemos decir adiós y tomar caminos separados. Porque me merezco ser feliz con lo que soy.

Entendí que no se trataba de la talla, ni la manera de ser, ni de mi cabello, ni de mi voz. Entendí que soy única y la gente me quiere por ello. Poco a poco fui aprendiendo a tus espaldas que mi sonrisa es la mejor que he visto. Aprendí que mi talla es la correcta. Que no me arrepiento de la caída de mi cabello. Ni que mi voz suene chistosa. Y eso, lo aprendí con una amiga nueva… se llama autoestima.

Ella me ha estado acompañando a muchos lugares. Hemos conocido y platicado con nuevas personas y creeme que ya no me siento incomoda. ‘A’ es mi nueva mejor amiga y juntas hemos comenzado a tener un lazo muy especial, me ha hecho apreciar lo increíble que soy.

Así que, te doy la despedida.

Ve y atormenta tus sueños, porque los míos ya no son tuyos. x

m e l o d y

 

Stuff

¿TE RINDES?

-Entonces…¿Te rindes?

Nunca fui muy buena con las respuestas pero teniéndolo encima no me daban ganas de rendirme nunca.

Jugábamos a todo, a querernos, a pelearnos, a mejorarnos. Éramos un par de preguntas existenciales que al final nunca encontraban respuesta, pero nos gustaba buscar.

Éramos litros de té que al final nunca tomábamos porque teníamos otro tipo de  sed, otro tipo de antojo que se nos quitaba riendo.

Fuiste el primer planeta en el que de verdad quería vivir, quería despertar todos los días en ti y hacerte de ganas el desayuno. Probarte cuando tuvieras un mal día, deshacer la cama mientras busco tus manos.

Sabías que podías quedarte arriba todo el tiempo que quisieras, que aunque me cortaras el aire, tenía suficiente contigo.

-¿Te…rindes…ya?

Empecé a recordar todo. Nuestro terrorífico comienzo, las tristezas sin sentido, todas esas ocasiones en que me tomaste la cintura con aquella canción que no sabías bailar.

Sabías mejor que el pasado, que todos esos vestidos que me ponía de mal modo porque no quería salir de mi cama, sabías mejor que las madrugadas mirando el techo y detectando todas las anomalías de mi vida.

Sabías mejor que todo.

-…Nunca.

Te respondí.

Te quitaste de encima y me abrazaste como jamás lo habías hecho, sé que logro darte ternura a veces pero nunca te lo había dicho tan en serio.

“No pienso rendirme contigo…nunca”

Firma_melsevi_2

Stuff

ME DECLARO YO

Me declaro informal, poco acomodada y con algunas piezas de piel que aunque no están de más, no me hacen sentir menos. Me declaro poco libre, creyente de la mala sinceridad y poco autocompasiva, me declaro yo.

Soy fiel de los amores impuros y poco sanos, soy doliente y me aferro a las mentiras, a la hechicería y a la mala suerte. Soy la gran poca cosa que camina erguida y mirando de reojo a la gente que admiro. Soy accidentalmente mujer y desconfiada del error, busco comerme la luna porque el mundo siempre me quedó muy grande. Me declaro pacifista, porque siempre me cansó luchar por mis ideales y quiero etiquetarme como seguidora de todas esas opiniones que siempre me caen mal.

Odiosa.
Cansada.
Ojerosa.
Harta de vivir todas estas ficciones.

Me declaro enojo crónico,único y constante porque a la gente ya no le pesa mi existir.
Me declaro ajena a todo esto que escribí, me acepto como una buena suerte a la que le tocó vivir.

Firma_melsevi_2