LO QUE PENSABA QUE SIGNIFICABA SER ADULTO

No sé exactamente en qué punto me convertí en adulto. No sé si a mis 29 años YA ME CONSIDERO UN ADULTO. Ser joven hoy en día, es como el viento en tu cara. Lo sientes, te estremece, pero no lo ves. Es algo intangible, casi inexistente. La edad es una perspectiva. Hoy hay ancianos de veintitrés, y adolescentes de treinta y cuatro.

“La adolescencia termina a los veintinueve”, decía Carrie Bradshaw en algún episodio de Sex and the City.

Hace muchos años, cuando estaba por cumplir veinte, recuerdo que mi mamá me preguntó muy emocionada que sentía llegar a esta edad. La verdad no era algo distinto a otros cumpleaños “solo es un año más pensé”. PERO QUÉ EQUIVOCADA ESTABA.

La vida cambia después de los veinte, y mis ocho años de experiencia me lo han demostrado. Sí, tengo veintinueve años. HOLA.

Durante un principio, no era nada fuera de lo normal cumplir años. Me ponía toda feliz cuando me hacían mis fiestas y soplaba las velitas. Pero ahora que cumplía veinte, estaba llena de dudas y preocupaciones.

Tal vez pensarás, ¿pero quién está preocupado a sus veinte? Pues yo lo estaba.

Al principio pensé que el inicio de esta “madurez” era lo mejor que me había pasado. Tenía independencia, vivía sola en un departamento, no había nadie que me dijera que arreglara mi cama o lavara mis platos. Iba y venía a mi conveniencia. En pocas palabras, hacia lo que quería.

Cuando me gradué de la universidad, pensaba que todo iba a ser como las películas. Iba a encontrar un trabajo estable, mientras rentaba un departamento y en poco tiempo comenzaría a ganar dinero para poder comprarme un auto. Iba a viajar y conocer nuevos lugares. Me iban a enamorar y a romperme el corazón. Tal vez hasta haría una maestría en el extranjero.

La vida es impredecible.

De todo lo que mencioné, sólo me pasaron dos cosas. Sí, tuve un trabajo estable. Sí, me enamoré y de mi mejor amigo, quién lo iba a pensar.

A poco tiempo de salir de esta etapa veinteañera, aún no sé qué rumbo mi vida tomará. A veces me siento confundida sobre qué pasará conmigo. Me pongo a pensar en la infinidad de posibilidades o elecciones que pude haber tomado en un pasado, tal vez en estos momentos en una realidad alterna sí me fui a estudiar mi maestría al extranjero.

Ser adulto ha significado SER LO QUE QUIERAS SER. 

Así que, si te sientes confundido, no te preocupes. Aquí hay una mujer de veintinueve años que todavía NO SABE QUÉ HACER CON SU VIDA.

endorfinas_60

Anuncios

3 comentarios en “LO QUE PENSABA QUE SIGNIFICABA SER ADULTO”

¿Te gustó lo que escribí? Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s