QUERIDA INSEGURIDAD:

El día de hoy nos encontramos por la mañana. Venías vestida de un color que no me gusta, usaste esos zapatos que me incomodan y sonreíste sarcásticamente cuando me miraste. Llevamos muchos años de relación, me conoces y te conozco tan bien que puedo saber cuando te sientes mejor que yo.

El miedo siempre nos acompaña en todos nuestros viajes y, aunque a ti te guste estar acompañada de él, a mi no me aporta nada bueno. Me paraliza y me hace sentir vulnerable al mundo.

Pasamos varios momentos juntas, todavía recuerdo como me acompañabas a todas esas fiestas que no quería ir, pero que al final decidí hacer acto de presencia porque mis amigos me lo pedían. Estar en un lugar lleno de personas que no conocíamos era una de tus situaciones favoritas. Te encantaba hacerme creer que toda esa gente me miraba y criticaba mi forma de vestir, de actuar, de ser.

¿Recuerdas mi fiesta de cumpleaños?

Me hiciste llorar al llegar a mi casa, porque al verme al espejo me susurraste que era una persona vacía, fea e inútil. Me dijiste que ese vestido no se me veía bien, que una persona gorda no tenía por qué usar vestidos y enseñar sus piernas. Aún me cuesta mucho usar una falda o algo corto porque tengo muy presente tus palabras.

No tienes idea del gran trabajo que me cuesta separarme de ti, pero tengo que hacerlo.

Hemos vivido juntas durante muchos años y ahora debemos decir adiós y tomar caminos separados. Porque me merezco ser feliz con lo que soy.

Entendí que no se trataba de la talla, ni la manera de ser, ni de mi cabello, ni de mi voz. Entendí que soy única y la gente me quiere por ello. Poco a poco fui aprendiendo a tus espaldas que mi sonrisa es la mejor que he visto. Aprendí que mi talla es la correcta. Que no me arrepiento de la caída de mi cabello. Ni que mi voz suene chistosa. Y eso, lo aprendí con una amiga nueva… se llama autoestima.

Ella me ha estado acompañando a muchos lugares. Hemos conocido y platicado con nuevas personas y creeme que ya no me siento incomoda. ‘A’ es mi nueva mejor amiga y juntas hemos comenzado a tener un lazo muy especial, me ha hecho apreciar lo increíble que soy.

Así que, te doy la despedida.

Ve y atormenta tus sueños, porque los míos ya no son tuyos. x

m e l o d y

 

Anuncios

¿Te gustó lo que escribí? Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s