El “no me pasa nada” y el pánico

A veces me pasa que me alcanza el chamuco. Así, de la nada, un minuto estoy bien y al siguiente estoy a punto de la muerte; al menos en mi mente.

La primera vez que me pasó eso venía en el metro. Me subí como sin nada y a la mitad del camino me fui al carajo; ya no estaba segura de a dónde iba, la luz me molestaba, el sonido se transformaba en ruido indefinido, mi cuerpo se estaba colapsando: entré en pánico convencida de que estaba teniendo un ataque al corazón o algo de esa índole. Esa vez no me morí y las siguientes veces tampoco pero con cada ataque me siento un poco más cerca de la locura.

Médicamente, los ataques de pánico pueden ser causados por una serie de factores: problemas de la tiroides, cambios hormonales, deficiencias de alguna vitamina, efecto secundario de algún medicamento, cambios en la química cerebral, problemas en el sistema nervioso, glándulas que no funcionan, etc. La lista es interminable y créanme que en mi búsqueda por soluciones he leído de todo tipo de artículos buscando posibles fines a este “problema” de ansiedad y pánico.

El tema es el siguiente, al menos para mí: en ninguno de estos artículos médicos se habla sobre el alma y creo que, en mi caso, eso es justo lo que pasa; se me apachurra el corazón y por eso siento que se me apaga.

Sí, soy una hippie, y ni me da pena ni lo escondo. Tampoco pretendo decir que todas las personas que sufren de ansiedad y pánico están en la misma situación que yo. Hay personas que efectivamente tienen ataques porque les sobra estrógeno o que sé yo. Pero para mí es más profundo que eso. Mi miedo al miedo viene de un lugar profundo en mi subconsciente en el cuál mi corazón se siente ignorado.

En este mundo donde tu mente lo es todo y tus capacidades son medidas en base a tu intelecto es fácil dejar tu corazón a un lado. Podría ser porque ese órgano que nos mantiene vivos tiene fama de “no saber lo que hace”. Es típico decir que el corazón es un pendejo y se enamora de quien no debemos mientras que la cabeza sí sabe que onda (otra mentira, si me preguntas a mí). Son dos cosas diferentes y, en realidad, no tendríamos por qué compararlas. Lo que sí es cierto es que dentro de mi ser mi mente habla con más volumen que mi propia voz y es más clara de entender, se dirige a mí como líder absoluto y muchas veces por eso no cuestiono lo que me dice. En cambio, mi corazón tiene una voz suavecita, difusa, etérea, casi imperceptible; a veces creo que ni me habla hasta que me encuentro en una situación en la que, a regaños y amenazas de muerte, me obliga a escucharlo.

Puede ser que en este punto ya se convenzan de que estoy loca y no vale la pena leerme, y se vale. También les adelanto que sí, efectivamente estoy loca y me encanta. Los locos somos los divertidos, somos los que cuestionamos y los que creemos en cosas fantásticas e “imposibles” como los corazones que hablan y las mentes que los callan. Y también somos los que buscamos soluciones poco ortodoxas y escarbamos dentro de nuestro ser buscando respuestas a las preguntas bizarras de la vida, como esta.

Y  volviendo al tema del pánico -uno en el que estoy ahogándome ahora mismo- les quiero decir que si a ustedes también les pasa como a mí no se sientan mal, todo (nada) va a estar bien y así es la vida.

Quien nunca ha tenido una de estas experiencias no sabe qué decirte ni qué hacer cuando te sientes mal. De hecho, no saben ni cómo escucharte porque no les es enteramente claro si estás hablando en serio o ya se te botó la canica. No te enojes, no es su culpa, no es su responsabilidad entender.

Miles de personas al año llegan a salas de emergencia de hospitales creyendo que se están muriendo solo para que después de múltiples pruebas el personal médico concluya que “no tienen nada” . Estoy en desacuerdo. “No tener nada” no se siente como un colapso de tu cuerpo y tu mente, no te palpita el corazón rápidamente ni se te seca la boca, no sientes que te desmayas y al mismo tiempo tienes que salir corriendo. No tener nada no da miedo y, aunque a todos nos pasa diferente durante los ataques, tenemos algo grande y grave en común: da mucho pinche miedo.

El pánico es como el amor, no necesita poderse ver para que lo sientas hasta lo más profundo de tu ser.

Una cosa es que la ansiedad no salga en un examen de sangre y otra muy diferente es que no sea real. Es tan pero tan real que hay gente que modifica toda su vida para no ponerse en situaciones que pudieran causarles ansiedad o ataques de pánico. Esa es una forma de sobrellevar este mal y se vale. Todo se vale pero me parece mejor opción tratar de solucionar el problema de raíz.

El primer paso es descartar los factores físicos. Habla con tu doctor al respecto y hazte todas las pruebas que sean necesarias. Sí, es caro pero es más caro vivir encerrado e infeliz. Después de eso acude con un psicólogo, numerólogo, especialista en imanes, lee cartas… lo que quieras pero ve. Este paso es el importante para el alma. Al corazón le gustan las hippiadas porque ahí es donde tiene el permiso para hablar y decir lo que siempre lo obligamos a callar. Y como último paso observa y permite. Cuando nos resistimos al miedo nos da más miedo. Mejor, cuando estés en una situación de pánico, permite la experiencia. Sé que cuesta trabajo pero creo que es lo mejor. Si te quieres salir de donde estás, salte, si quieres llorar, llora, si mejor quieres encerrarte en tu cuarto, hazlo. Permítete lo que sientas que necesites para estar bien. Qué importa lo que piensen los demás, este momento se trata de ti.

Yo he tenido ataques desde hace 13 años. A veces los odio y otras hasta los puedo ver como una bendición, un cierto tipo de guía a través de esta vida tan confusa y compleja. No he dejado de hacer mi vida pero tampoco me he liberado por completo de “mi mal” y en este punto ni creo que sea posible. Esto es lo que soy, en mis buenas y en mis malas y se los comparto a ustedes. Espero que de algo sirva.

Gracias por leerme y dejarme compartir.

Firma_melsevi_2

Anuncios

8 comentarios en “El “no me pasa nada” y el pánico”

  1. Te entiendo taaanto, mi primer ataque de pánico me provocó ansiedad, y se convirtió en un gran circulo vicioso. Coincidió con una época en la que estaba bastante triste, y a raíz de eso, cada vez que me encontraba mal solamente quería dormirme. Y como soy una bruta no fui al médico, hasta que se convirtió en una constante en mi vida, y empecé a ir al psicólogo, ahora me miro y no sé cómo he podido vivir con tanto miedo y tanta ansiedad. Este verano descubrí el zumo de tomate y todos los días tomo un vaso y ando al menos una hora al día, y he notado una gran diferencia. La dieta también influye bastante, hubo un momento en el que solo comía fritos y galletas y chocolate. Pero bueno, se puede vivir, y yo creo que con un poco de más tiempo se pasará. Pero da taaanto miedo que pase de nuevo, yo a veces creo que me los provoco yo sola, solamente de pensar que me puede pasar.
    Mucho ánimo ^_^

    Le gusta a 1 persona

  2. Tooodos pasamos por esto. Con diferentes reacciones y por distintas situaciones, pero TODOS pasamos por esto. O bueno, al menos me intento convencer de eso.
    Yo tuve unos episodios así horribles el verano pasado y estuve intentando muchas cosas para calmarme: yoga, ejercicio, mandalas… Lo que más me sirvio por mi religión y estilo de vida fue hacer oración y visitar al Santísimo, pero bueno, esto ya varía dependiendo de la persona. Aun así, SIEMPRE hay algo que nos saca de ese bache, el chiste es buscar y encontrar nuestra propia técnica para volver a centrarnos en nuestra realidad.
    ¡Ánimo! No estamos solas en esto 😉
    ¡Saludos y excelente semana!

    Le gusta a 1 persona

    1. Lucy me alegra saber de ti! Yo ando envuelta en subidas y bajadas estos últimos días que me tuve que alejar del blog. Ya todo marcha mejor y lo que me ha ayudado mucho es leer por las noches y obvio ir a mis clases de flamenco 🙂
      ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  3. Realmente me sentí muuuy identificada, ya me ha pasado varias veces y es horrible! Espero andes bien, soy nueva por aqui, si podes y no es molestia pasarte por mi blog y contarme que te parece lo apreciaría mucho. Saludos y gracias!

    unsolocaracter.wordpress.com

    Me gusta

¿Te gustó lo que escribí? Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s