Stuff

Desde que le vi

Le quise desde el primer instante que le vi.

No vengan a contarme que eso es imposible, porque les juro por lo que más quiero, que me saturé de amor con sus sonrisas de chico canalla. Apreté la copa de tequila en la mano queriendo que se reventara el cristal y saliera por mis venas todo el fuego que me quema. Rechiné los dientes por no gritarle que ha dejado mi vida colgada en un precipicio y que tengo vértigo a las alturas de su egoísmo.

Maldita sea la suerte de aquella noche que enfocó su vista en mis comisuras y decidió que yo sería su próxima presa, porque hay días que sales a cazar y vuelves muerto, que la bala con la que yo le apunté acabó dándome de lleno en el corazón.

He desplumado la almohada intentando sacarle de mi insomnio y de mis sueños y no he conseguido nada más que desorden en la cama y en la mente. Quiero llorarle como se llora a lo que se ha ido para siempre, darle por perdido definitivamente, ahogarme en la pena del desastre, para después, conseguir salir de nuevo a flote, como ha pasado con otros.

Quiero y no puedo, porque no logro visualizarle como pasado perfecto, porque mi vida sigue esperando que se arrepienta y vuelva lleno de besos. He renunciado a pronunciar su nombre porque me molesta que ya jamás se lo diga a él, que no pueda volver a ver esa forma tan bonita que tiene de girarse cuando oye mi voz.

He querido manifestarme en medio de una plaza llena de gente, gritarles que son unos estúpidos por hablar de lo que no saben, por juzgar un sentimiento que ya quisieran conocer. He corrido kilómetros enteros intentando huir de sus recuerdos y no consigo desprenderme de la mochila en la que llevo metidas sus caricias. Puse mi empeño en odiarle, en desearle que corriera la misma suerte que yo, y se le comiera por dentro la pena de haberme perdido, y sin embargo, los días van transformando todas mis estrategias en el amor más grande.

He buscado otros besos, otros mordiscos, y el deseo ferviente en otros ojos, pero me mata la ansiedad cuando descubro que sólo estoy buscando reemplazar su ausencia, que es mi cuerpo el que tiene fijado el baremo en el que nadie le supera.

No vengan a decirme que es imposible que le quisiera con sólo mirarle, porque juro, por lo que más quiero, que le he mirado mil seiscientas veces después, y no consigo, ni siquiera, quererle un poco menos.

Firma_melsevi_enero

Anuncios

3 comentarios sobre “Desde que le vi

¿Te gustó lo que escribí? Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s