Viajecito a Veracruz

Hace aproximadamente cuatro meses, Chris y yo decidimos irnos de viaje para celebrar nuestro tercer año juntos. Y decidimos irnos a Veracruz.

Partimos a nuestro destino el Lunes por la mañana. Tomamos camino hacia la autopista de Tuxpan y fue increíble. Chris y yo hemos realizado viajes juntos, pero este era sin duda el más esperado. Cuando deseas algo con todas tus ganas y lo ves materializado es una de las mejores sensaciones que puedes experimentar.

20150608_121003-1
Nuestro camino de ida 🙂

Nuestra primera parada fue: TUXPAN. Llegamos aproximadamente a la 1pm. Buscamos nuestro hotel, el cual previamente habíamos reservado y después de instalarnos, salimos a comer. Terminando, fuimos a dar una vuelta por el centro, para después irnos a nadar un poco a la alberca del hotel. Un dato curioso, es que la alberca estaba en la azotea y teníamos una de las mejores vistas posibles, ya que nos encontrábamos justo al lado del río.

IMG_20150608_170146

Caída la noche, decidimos irnos a pasear por el malecón e ir al famoso café “La Parroquia”. Sí has viajado al estado de Veracruz y no visitas La Parroquia… entonces no conociste Veracruz. Nuestras ganas de tomarnos un “lechero” eran demasiadas, que la verdad no nos importo él caminar un tramo bastante grande para llegar. Nuestra ruta era caminar todo el malecón. Apenas nos habíamos bañado y llegamos al lugar bañados de nuevo pero en sudor (¡¿que onda?!).

DSCN1752

DSCN1759
Una de las pocas veces que uso vestido

Al siguiente día, partimos al destino que más nos importaba en nuestro itinerario: Costa Esmeralda. Ansiábamos estar cerca del mar y relajarnos. El tiempo de llegada fue bastante corto, en menos de una hora ya estábamos mirando las olas y sentíamos la brisa. Nos quedamos hospedados en un hotel que se llama “Taboga”. Con bastantes buenas referencias y buenos precios, reservamos dos noches. Este hotel se caracteriza por ser un hotel ecológico. Las cabañas son de bamboo y están construidas con materiales sustentables, de bajo consumo de energía y sistemas de drenaje ecológico. Fue diseñado por una pareja originaria de Inglaterra y México con mucha experiencia en viajes. Aquí encuentras la perfecta combinación de belleza natural y energía balanceada que harán que tu estadía sea inolvidable. Hay espacios abiertos, muchas áreas verdes, flores y acceso directo a una playa limpia.

IMG_20150610_185857_1

Sin lugar a dudas, el mejor hotel para descansar del ajetreo cotidiano. Como nuestro viaje fue en temporada baja, sólo habíamos pocas personas instaladas y había bastante espacio para todos. La comida fue LO MEJOR. Ya que en Taboga, cultivan orgánicamente algunas hortalizas que usan en el restaurante y bar. Tienen un pequeño invernadero y área de cultivo. La hierbabuena que usan en sus famosos mojitos, los chiles, toronjas, noni, tomates, lechugas, espinacas, hierbas aromáticas entre otras, son ejemplos de lo que tienen dependiendo la temporada del año.

DSCN1779
Sí miran bien, hay leña apilada del lado izquierdo. Cada noche, Taboga realiza una fogata en la playa para quienes gusten.

En Costa Esmeralda, un hermoso viaje por los estrechos canales de los manglares es obligatorio para los amantes de la naturaleza y fotografía. Nosotros reservamos un viaje para el día siguiente. Está a 40 minutos y vienen por ti al hotel. El recorrido duró casi dos horas y fue en una pacha (una pequeña lancha para cuatro personas), la cual va siendo manejada por una garrocha y no un motor, ya que rompe el zapote que se encuentra en las ciénagas.

DSCN2105

DSCN2117

DSCN2129
Espero se aprecie mi intento de tomarle foto a unas libélulas azules 🙂

Y seguimos disfrutando…

Nuestro regreso estaba planeado para el día Jueves, sin embargo, el papá de Chris se ofreció muy amablemente en pagarnos otra noche en un hotel en Tecolutla. ¿Quién va a negarse a tal propuesta? Pues sí, en nuestro camino de regreso este lugar se encuentra a menos de 30 minutos. Nos hospedamos en un hotel cerca del mar, y nuestra noche salió en $800.00 por ser de Jueves a Viernes.

Disfrutamos del sol, arena y mar una vez más. Fue un día mucho más tranquilo que los anteriores, sólo nos dedicamos a dormir en una hamaca y darnos un chapuzón en el mar al mismo tiempo que el sol se comenzaba a ocultar.

Chris y yo 🙂

Ahora a esperar al próximo viajecito 🙂

firma3

Anuncios

¿Te gustó lo que escribí? Comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s